El angelical rostro del mal de Eva Zamora

El angelical rostro del mal
4.5
(2)

El angelical rostro del mal (2021), escrita por Eva Zamora, con una extensión de 438 páginas. Está editado por Imágica Ediciones, Alberto Santos editorial.

Puedes adquirir el ejemplar de mi edición en este enlace.

Un thriller… pero con algo más.

Segunda novela de Eva Zamora que leo. De nuevo, como ya sucediera con Influencias peligrosas“, me decanto por su faceta de autora de intrigas. Si mis antecedentes funcionan aquí como un corolario, espero una prosa ágil, pero no acelerada. Una novela para entretener, pero sin miedo a tratar temas y a tener cierto fondo.

No me decepciona.

El argumento.

Conocemos a Azucena, Fabián y Yago. Este triángulo va a cimentar la historia. Azucena es guapa, inteligente, desenvuelta y profesional. Doctora de urgencias en el hospital de Oviedo.

Fabián es su jefe. Divorciado y enamorado de ella hasta las trancas. Tan cerca, tan amigo, tan cotidiano y accesible que Azucena —pese a sopesar una relación con él— confunde esa amistad con cierto platonismo.

Ambos temen que tentando la relación se evapore la amistad. El miedo a vivir. «La vida no vivida es una enfermedad de la que se puede morir», dijo una vez Carl Gustav Jung.

Esta inacción abre la puerta a Yago. Es un político agraciado, popular y cuya carrera lleva un vector ascendente. Conoce a Azucena y se encapricha de ella. Le parece un bonito florero para adornar su ficción de candidato político perfecto. Su egolatría le hace soñar con llegar a presidente. Es un tipo mezquino, putañero, maquiavélico (en sentido literal) y muy atractivo.

Azucena, un tanto solitaria, cae en su red. Se amaga una reflexión sobre las vidas excesivamente volcadas en el trabajo, descuidadas en lo personal, en la atención a uno mismo. Cómo esto nos hace vulnerables y caedizos en el primero que pasa por delante y nos presta un mínimo de atención o mal fingido cariño.

El libro empieza con Azucena llegando a poner una denuncia. Se formula contra su marido. El resto de la novela es una analepsis que explica lo primero. En este sentido es un libro espóiler de sí mismo. Valiente, porque se arriesga a que no te interese lo más mínimo la historia y, sin embargo, consigue que no la sueltes.

Durante el desarrollo, veremos cómo Yago va degenerando. Siempre oculto tras una máscara, su sadismo va descontrolándose de manera creciente, dejando víctimas cada vez más malheridas mientras su carrera política se aproxima un poco más a la Moncloa.

¿Podrá alguien detener su sadismo? ¿Escapará Azucena a su cárcel? ¿Vivirá para contarlo o será una víctima más de su crueldad? ¿Saldrá alguna vez a la luz, el secreto que se esconde tras el político de moda?

Temas de fondo

El maltrato. Este es el gran tema. El itinerario que sigue el libro, es paralelo al que sigue una mujer, desde que cae inocentemente en las redes del maltratador, hasta que este le muestra todo su catálogo de pesadillas. El clásico recorrido de la víctima de malos tratos. Me parece que la novela expone perfectamente el itinerario de una mujer maltratada por un hombre al que ama.

Me parece que la novela expone perfectamente el itinerario de una mujer maltratada por un hombre al que ama.

Se recogen muy bien, los reflejos de víctima: encapricharse, aislarse de su entorno. Ser comprensiva con sus primeros delitos; defenderlo contra viento y marea cuando sus seres queridos empiezan a ver señales de sospecha… Estar ciega, en definitiva.

Otro tema de fondo: las apariencias. El monstruo anida entre nosotros. Los violentos depredadores de mujeres no llevan un letrero de neón sobre la cabeza anunciando sus intenciones: pueden ser muchas cosas, pero no incautos.

El angelical rostro del mal

El angelical rostro del mal. Un título que resume perfectamente un mal imposible de combatir: el lobo con piel de cordero. Sólo cuando se quita el disfraz, permite ver la oscuridad que refulge tras la fachada de perfección.

Nos va a decir:

“Yago era todo un político de profesión y un psicópata de vocación…”

Un libro que, como padre, me ha quitado el sueño.

Personajes

El personaje de Azucena es muy real. Cándida cuando nada apoya la información que le va llegando; audaz y feroz cuando desenmascara el rostro del mal. Empieza siendo una ingenua que irá rindiéndose a la evidencia sin más remedio. Pasará de valorar unas virtudes en un compañero sentimental a otras muy distintas. Un personaje fuerte, independiente, brillante y empoderado, que tendrá que descender a la sumisión, la debilidad, la dependencia y el segundo plano. ¿Será capaz de rehacerse?

Eva Zamora rompe esquemas. El maltrato es una red en la que caer, pero no sólo mujeres pacatas, inseguras, dependientes, débiles… En sus redes, a priori, se puede caer siempre que no estemos despiertos ante las señales.

Yago, el psicópata. Un personaje más plano que el de Azucena. A diferencia de la protagonista, el antagonista no tiene arco dramático. Lo conocemos, egocéntrico, manipulador, frío y psicopático, y lo dejamos egocéntrico, manipulador, frío y psicopático. Esa llanura no es falta de trabajo de pulido de la autora, sino reproducción fiel de los rasgos de un psicópata: sus sentimientos, emociones y sensaciones no evolucionan, no cambian con el tiempo, sencillamente porque no sienten emociones. Los factores externos no les van condicionando ni moldeando porque lo externo, los demás, le son absolutamente indiferentes.

Un psicópata de manual. Un personaje muy bien trabajado.

Es la mejor novela que he leído de la autora. Una historia muy madura ya. Una novela así, era necesaria. Tras el boom de las “50 sombras de Grey”, era necesario un libro en el que el sadomasoquismo no se viera con una pátina de romanticismo sicalíptico y cohonestado, sino con la verdad: son prácticas que se van con facilidad a lo vejatorio y lo humillante y en las que el consentimiento es aun más importante por lo que entra en juego, esto es: la propia integridad física.

Eva Zamora parece llamarnos a la cautela. En la era del Tinder, del sexo desconectado de la emoción; del no compromiso; de la cita con coito antes de la primera cerveza… la autora nos invita a reflexionar: no sabes quién es la otra persona y su apariencia puede esconder un monstruo.

Ve con cuidado.

Y esa excelente reflexión, se hace sin aburrir. Esta novela está llena de acción, las páginas se pasan a velocidad de vértigo —page turner, le dice la gente versada, pop y snob—, y avanzamos a través de la trama, casi sin notar que nos estamos zampando una novela de casi 500 páginas.

Pero Eva Zamora es distinta. Escribe libros de lectura sencilla, nacidos bajo apariencia y cánones de literatura comercial; libros que quieren ser leídos con facilidad, con un interés indisimulado por cautivar al lector y no aburrirlo. Sin embargo, no lo lleva tan al extremo como algunas vacas sagradas del género. Te permite conocer la psicología del personaje, al menos los cuatro o cinco más relevantes. La acción avanza con velocidad sin complejo, pero en cada tramo te mete una cápsula que te cuenta cómo está digiriendo esa acción el personaje.

El resultado sigue siendo un thriller pero con algo más. Un libro que me ha gustado mucho leer.

Valora este libro

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

4.5 / 5. Recuento de votos: 2

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!

¡Siento que este libro no te parezca interesante!

¡Déjame saber qué libros son tus preferidos!

Cuéntame, ¿qué es lo que no te gusta de este libro?

¿Te gusta leer?

Recibe mis reseñas en tu correo

¡Sin spam! No te mando nada más que reseñas

Alvaro

Con el tiempo y el acúmulo nuevas lecturas, se va olvidando lo que vamos leyendo. Me parece que escribir sobre ello me ayudará a recordar mejor cada pequeña o gran historia que lea. Si de paso las pongo en común contigo y te puedo animar a leer o no un libro, me parece más útil que unas notas guardadas en un cajón como un ermitaño de tinta. De qué va y qué me ha parecido, sin más vuelo ni pretensiones. No son reseñas de entendido, sino de lector a lector.

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Jose Daniel

    Es una gran novela, a mi me encantó esta novela, y es tal cual como la describes y Eva Zamora no decepciona en ninguna de sus novelas, tiene una pluma exquisita, ágil y sabe llevar al lector , está novela es distinta , sabemos que Yago es el malo pero igualmente te engancha pagina tras pagina llegando a odiarlo, una novela 100% recomendada como todas de Eva Zamora. Una maravilla de persona.

    1. Alvaro

      Sí. Es una escritora que este género lo maneja muy bien. Le ha cogido el punto. Me gusta que, además, le da un trasfondo de reflexión sobre algún tema. En persona no la he tratado, pero sí nos hemos chateado alguna vez y es una persona muy cercana y agradable.

Deja una respuesta